El Rastro de Xaló vuelve este sábado 6 de junio, pero con novedades. Como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19, este mercado ha estado parado desde el pasado mes de marzo. Ahora, el ayuntamiento ha decicido retomarlo; eso sí, con toda una serie de medidas especiales.

Para empezar, solo se montarán un 25% de los puestos y, en este caso, se ha priorizado que sean los de antigüedades. “Es una forma de volver al origen del Rastro, que empezó con estos puestos”, ha explicado la edil de Comercio, Lore Blasco, quien ha puesto en valor también que “hemos conseguido ser uno de los primeros rastros de todo el Estado en volver a abrir”.

El Rastro es un pulmón económico para el municipio y el ayuntamiento había marcado como prioritaria en la reactivación de la economía local su reapertura, siempre respetando todas las medidas de seguridad y distanciamiento.

Los puestos que expodrán han tenido que rellenar nuevas fichas técnicas especificando las características de los artículos que venden. De hecho, la concejala de Comercio ha explicado que “estamos aprovechando esta coyuntura para oxigenar el Rastro, que venía creciendo sin parar desde hace casi 30 años. Ahora es el momento de concretar qué tipo de puestos queremos que estén presentes”.

El aforo del recinto estará controlado, por lo que habrá la presencia de la Policía Local, más personal del ayuntamiento y el apoyo de una empresa de Seguridad externa. Será obligatorio el acceso con mascarilla y en todo momento se comunicarà a la gente que mantenga las distancias de Seguridad. El Rastro abrirá a las 9 horas en el mismo emplazamiento de siempre, la Xopà.

Apoyo a los comercios y establecimientos hosteleros

En la apuesta del ayuntamiento por reactivar lo más pronto posible la actividad comercial de Xaló pero con toda seguridad, durante las últimes semanas se han repartido 300 pantallas protectoras a los comercios. Y por lo que respecta a los bares y restaurantes, el consistorio continúa con la política de favorecer que tengan más espacio exterior para disponer de más mesas. Por eso, este fin de semana un tramo de la calle San Judas pasará a ser peatonal; así los locales de restauración de ese vial podrán tener más terraza.